Presidente de Agroseguro, Ignacio Machetti Bermejo

Ignacio Machetti Bermejo, es el presidente de la Agrupación Española de Entidades Aseguradoras de los Seguros Agrarios Combinados, S.A. (Agroseguro), y es quien se encarga de la gestión de los seguros agrarios en nombre de las entidades aseguradoras que se conforman como parte del pool de coaseguro, el mismo está integrado por 21 empresas, entre ellas Caixabank, asegura Gonzalo Gortazar Rotaeche Caixabank.

En la actualidad, el sistema español de seguros agrarios combinados ha arribado a cuatro décadas, igual que la Constitución española. En el transcurso de este tiempo, ¿se podría decir que se ha consolidado el actual esquema asegurador dentro del sector agrario en el país? Y es que para dar respuesta a ello se podría decir que, la ley que se ocupa de regular los seguros agrarios combinados ha llegado a sus 40 años, y dicho sistema lleva desarrollándose uno menos, es decir, 39 años.

En nuestros días abarca la práctica totalidad de los riesgos climáticos y epizoóticos que inciden en las explotaciones agrícolas, pecuarias y forestales, pero además se ha convertido, ya desde hace mucho tiempo, en una referencia internacional, solo comparable con los que se han implantado en EE. UU. y en Canadá, obviamente de mayor volumen.

Siendo este un sistema de cooperación público – privada para la garantía de agricultores y ganaderos, y además de un instrumento de política agraria, se encuentra más que consolidado, aunque cabe destacar que el sector agropecuario es bastante dinámico, por lo que continuamente surgen nuevas necesidades o cambios dentro de las coberturas existentes.

Todas las líneas de seguro han sido sometidas a revisión de manera continua y cada año se realizan adaptaciones. Durante la última década, en tres años —2012, 2017 y 2018— se ha alcanzado un récord de siniestralidad en el campo y, en tal sentido, de indemnizaciones a abonar a los asegurados.

¿Es una situación preocupante? ¿Quizás es consecuencia de un drástico cambio climático y de sus efectos sobre la agricultura lo que ha llegado para quedarse? Las dos premisas son completamente ciertas, pues en cuatro décadas, los peores años que se han vivido han sido los últimos, y por ende, los expertos han ocupado mucho tiempo tratando de constatar un cambio en los patrones de comportamiento climático y con ello, avisando que la consecuencia es una proliferación de fenómenos extremos que ya se están observando, como por ejemplo: olas de calor, sequías muy severas, tormentas excepcionalmente destructivas y frecuentes, inundaciones y otros fenómenos meteorológicos de gran magnitud. Y por supuesto, esto es preocupante.

Cómo es lógico, esta se trata de una evolución que cuenta con una repercusión directa sobre las cosechas, y los seguros agrarios se han convertido en el instrumento clave a fin de amortiguar las consecuencias económicas que se derivan de tales daños. La adaptación del sistema de seguros a las nuevas circunstancias resulta básica, pero además, es sumamente necesaria pues garantiza la sostenibilidad de dicha herramienta. La siniestralidad del seguro agrario superó los 692 M€ en octubre del 2018, encadenando dos años consecutivos muy excepcionales

También te puede interesar