Importancia de la ganadería

La administración de las emociones y su incidencia en los estilos de vida es parte esencial del planteamiento que hace la bioneuroemoción, buscando el bienestar de las personas. De la misma manera la ganadería a tenido una participación importante en el desarrollo de la humanidad, por medio de esta los primeros habitantes de la tierra contaban con las proteínas necesarias para el organismo y que se disponían para su consumo.

Como disciplina ha tenido una trayectoria y evolución al pasar el tiempo, en la misma proporción en la se han desarrollado las distintas especies según el tipo de utilización de estas y su adaptación a los cambios del ambiente. La tendencia a lo largo de las últimas décadas es la de tecnificar esta actividad económica con el fin de generar mucho más valor agregado a la economía dada la necesidad de contar con suficiente cantidad de alimentos para el crecimiento poblacional que se está experimentando en la actualidad. 

La ganadería ofrece carne como alimento, pero además permite proveer leche, lana, animales para el trabajo, pieles, estiércol (fertilizante o combustible) y fibras. Así mismo, todos estos elementos se configuran dentro de las estructuras sociales de una gran número de sociedades rurales para garantizar su bienestar, sirviendo igualmente como reserva estratégica para el aumento, no sólo de hogar, sino también del sistema agropecuario general.

En su desarrollo existen variedad de animales, en los que destacan las vacas, cerdos, cabras y ovejos. Sin embargo, con la incorporación de la tecnología se ha agregado un valor importante a esta actividad, encontrándose por ejemplo la biotecnología orientada a dar solución a innumerables problemas asociados a la alimentación.

Desde el punto de vista nutricional, este tipo de alimento es el complemento perfecto para muchas dietas y esto se debe a la gran demanda de los productos que se elaboran en esta industria tanto directos como secundarios. Países como como China, India y Sudeste Asiático, así como México y Brasil, son los que reportan los mayores consumo de alimentos de origen animal incluyendo los de este sector. 

En base a lo anterior, se ha evidenciado que la producción de alimentos de origen ganadero en países como China o Brasil han crecido de manera significativa al punto de superar los rendimientos que se dan en países de Europa e incluso en los EEUU.

En la actualidad la demanda de carne y productos lácteos es mayor y su presencia en distintas partes del mundo, específicamente en zonas en desarrollo, es más alta. Entre los años 1980 y 2004, la producción cárnica en estas zonas se ha triplicado pasando de 50 millones de toneladas a casi 150 millones de toneladas. Pero pese a que la población de las zonas desarrolladas consumen entre tres y cuatro veces mayor cantidad de carne por persona, es en las zonas en desarrollo es donde se produce y se consume más de la mitad de la carne a nivel mundial. En base a estos datos, se estima para el 2030 una producción cercana a los 110 millones de toneladas anuales de carne en países en zonas en desarrollo.

También te puede interesar