Formas para perder peso sin necesidad de someterte a una dieta estricta

La fórmula ideal para perder peso es demasiado simple: solo tienes que quemar todas las calorías que has consumido, las estrategias aplicadas para cumplir esta regla son dos: ejercicio y dieta, sí se habla con palabras simple todo parece demasiado sencillo como si se tratara de un juego de niños, pero aquella persona que ha tenido que pasar por los sacrificios de una dieta estricta se sentirá un poco indignado al olvidar todo el sacrificio que existe detrás.

El famoso escritor estadounidense llamado Mark Twain comentó una vez… “dejar de fumar es sencillo, yo lo dejé al menos unas 100 veces”, pues con la dieta sucede lo mismo ya que comenzar a hacerla es lo más sencillo del mundo, sin embargo, que se mantenga el mismo propósito es una historia diferente; en lugar de luchar en contra de la comida te invitamos a jugar un poco con la psicología, esta acción requiere de menor fuerza de voluntad y además ayuda a burlar nuestro apetito constante, ¡toma nota de estos 3 tips infalibles!:

  1.  Presta atención a los platos y los vasos: La comida no es lo único importante, también debes prestar atención a la presentación que tenga la mesa, pues aunque parezca incierto la forma en la que vemos nuestro plato va a determinar la cantidad que vamos a consumir, por este motivo es más que fundamental poder jugar un poco con la disposición de los alimentos. En relación a los vasos, aquellos que son altos disimulan un poco que el líquido es mucho menor al que este aparenta contener, por ello es recomendable utilizar vasos de tubo para aquellas bebidas que salgan de nuestra dieta, mientras que los recipientes de boca ancha sean los utilizados para el agua.
  2. Esconde todos los productos que sean menos saludables: “Lo que veo, lo quiero”, es una frase sencilla con la que se describe el capricho que se puede vivir en nuestra mente solo al mirar un dulce o cualquier comestible que signifique romper nuestra dieta, si no quieres consumir algo es mejor que la tentación no siempre se encuentre delante de tus ojos, por ello te recomendamos poner todos los snacks más calóricos dentro de los cajones menos accesibles, ahora tienes que dejar a la vista las verduras o frutas para que puedan ser capturadas por tu mirada más seguido, un bol translúcido encima de la mesa de la cocina lleno de fruta puede ser una excelente opción.
  3. Evita tomar decisiones: Si eres de las personas que tiene una adicción incontrolable por los refrescos y desea beber solo agua, entonces tienes que dejar dos o tres botellas en tu escritorio mientras te dedicas a realizar tus deberes escolares o laborales, una vez que la sed aparece no hay necesidad de abrir la nevera y caer en un debate sobre cual es lo mejor para tí: ¿la lata con una bebida azucarada? o simplemente esa jarra con líquido transparente. Esto es ideal para abandonar poco a poco el vicio por el refresco que suele ser tan dañino para nuestro peso y nuestra salud en general.

You may also like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *